1 dic. 2008

Un árbol. Una roca. Una nube.


“Hijo, ¿sabes cómo debería empezarse el amor? […] Un árbol. Una roca. Una nube. […] Medité y empecé con precaución. Cogía cualquier cosa de la calle y me la llevaba a casa. Pasaba gradualmente de una cosa a otra. […] Y ahora soy un maestro, hijo. Puedo amarlo todo. No tengo ya ni que pensar en ello. Veo una calle llena de gente y una luz hermosa entra dentro de mí.”

Carson McCullers (El aliento del cielo. Cuentos completos)


Publicado por Antonio Rodríguez