30 ene. 2009

Una curiosa referencia en la que un novelista explica su sorpresa al usar Google Earth

"Hoy en día no queda un sólo milímetro cuadrado sin explorar en toda la superficie del planeta. Basta pulsar una tecla para visualizar los rincones más apartados de la tierra. Ante mí aparecían en relieve calles y plazas desconocidas fotografiadas vía satélite. Pero más que poder ver con todo lujo de detalle ciudades en las que nunca había puesto un pie, me sobrecogió tener delante, sólidos y tangibles, lugares donde había vivido o que había tenido ocasión de visitar. Escribía un nombre, y ante mí surgían la aguas pardas del río de la Plata, vistas a la distancia que yo quisiera escoger. Arrastraba el cursor apenas un centímetro hasta llegar a la otra orilla, y podía apreciar el trazado urbano de la minúscula Colonia del Sacramento, en Uruguay. Y así un sinfín de zonas y emplazamientos…"

Eduardo Lago. Ladrón de mapas (2008)

Publicado por Antonio Crespo Sanz