3 jun. 2009

Mapa mundial de emociones


En microsiervos hemos visto una reseña de un simpático mapa mundial de las emociones, llamado World of Emotions, en dónde se le pide al usuario que describa de qué tipo son las emociones predominantes que siente, según un esquema muy simple de tres posibilidades: emociones positivas, negativas y neutras. Un sistema contabiliza las respuestas por países recibidas durante cada mes y muestra mapas como el que se ve aquí, según el tanto por ciento de usuarios que ha declarado tener emociones negativas.


Qué mapas tan bonitos que intentan mostrar lo feliz o infeliz que es la gente. Nos recuerdan que toda la técnica resulta ridícula y superflua si no sirve, si no se utiliza para que vivamos mejor y estemos más contentos con nuestra vida cotidiana.

Sí, ya sabemos que no son rigurosos, pero son mapas divertidos, curiosos y que dan lugar a más de una reflexión. ¿Porqué los internautas de Brasil, Canadá, República Checa e India tienen un 0% de "emociones negativas", casi todo Sudamérica se mueve en porcentajes bajos, entre el 0% y el 10%, varios países europeos, como España, están entre un 20% y un 30% y parece que hay más infelicidad en Rumanía y Uzbekistán? ¿Son fluctuaciones debidas a que hay muy pocos datos (si sólo hay datos de una persona y está insatisfecha supone el 100% de insatisfacción) o hay alguna otra razón?

En cualquier caso, lo que sí resulta chocante es la falta de datos existente en buena parte de África, Oriente Medio y algunos países del Sureste Asiático, cubiertos por un ominoso y elocuente color blanco. ¿Tan pocos internautas hayen esas zonas? ¿Es tan grande la brecha digital?

Pues según Noticiasdot.com parece que sí, que mientras que en África la penetración de Internet es de sólo el 1,8 % en Oriente Medio es del 8,30% y en Asia del 8,90%, en América del Norte es del 68%.


Parece que para que todo esto tenga algún sentido, para que la globalizaciónp pueda ser vista como un fenómeno de interdependencia y aumento de las comunicaciones entre todos los rincones del planeta, hay que invertir más esfuerzos en cooperación.

Publicado por Antonio F. Rodríguez