2 jul. 2009

"Llequé a la oficina a eso de las ocho, me conecté a Internet y empecé a leer, selectivamente como de costumbre, cinco periódicos de diversas ciudades del mundo, además de uno de mi país, algo que me tomaba, aproximadamente, cuarenta minutos.
...
Busqué en Internet el nombre de Aquilino Altolaguirre, ya no existe nadie en el mundo que no tenga su nombre en Internet."


Rubem Fonseca (Mandrake. La biblia y el bastón, 2005)


Publicado por Antonio F. Rodríguez

1 comentario:

Anónimo dijo...

Por fín una buena novela negra, bueno son dos en realidad, en la que el detective busca información en Internet como algo cotidiano y habitual.
Es cierto, todo lo técnicamente relevante está en la Red; principio que tambien se puede volver del revés y aplicar: ocúpate de que la información de tu proyecto se vea en Internet y muévela como se merece.

Todavía nos queda mucho por aprender en ese sentido.

Antonio F. Rodríguez