4/11/2010

Datos para el pueblo, pero sin el pueblo


Recientemente he podido leer dos noticias misteriosamente similares.

La primera es Fewer Cities, More Cities. Describe brevemente cómo JCDeaux, la empresa adjudicataria del servicio de alquiler de bicicletas de Sevilla, prohíbe que aplicaciones de terceros (en este caso, el "Bike Map" de Oliver O'Brien) utilicen los datos de ocupación de aparcamientos de bicicletas.

Ahora bien, JCDeaux es una empresa privada, y está en su derecho si quiere reservarse en exclusiva los derechos sobre los datos del servicio que ofrece. Dejaremos como ejercicio al lector el opinar sobre si los pliegos de concurso deberían tener en cuenta estos asuntos, y si para JCDeaux o para el ayuntamiento de Sevilla es beneficioso el impedir que terceras partes implementen servicios (ahorrándoles a ellos el desarrollo y mantenimiento).

Por cierto, que quien quiera consultar la lista de puntos de alquiler, sólo
tiene que consultar un XML. Y lo mismo para el estado de un punto.



La segunda noticia se titula Los trayectos de metro, bus, tranvía y FGC en Barcelona ya son consultables en Google Maps. Lo interesante de esta noticia es que contiene una gran falacia:

«"Ponemos la tecnología al servicio del transporte público", destacó ayer el presidente de la EMT, Antoni Poveda. "Ponemos a disposición de los viajeros los recorridos más cortos - continuó-; así podemos competir con el vehículo privado". La presidenta de TMB, Assumpta Escarp apostilló: "Lo mejor manera de acercar el transporte público a los usuarios es darles información".»
No, señores, ustedes no están poniendo la información a disposición de los ciudadanos, o a disposición de los usuarios del transporte público. Ustedes están poniendo la información a disposición de una empresa privada (Google), y esa empresa privada la pondrá, si quiere, y como quiera, a disposición de sus usuarios.

Lo que están ustedes haciendo es dar a una empresa privada una ventaja competitiva frente a sus competidores (Yahoo, Mapquest, QDQ, páginas amarillas, y un largo etcétera). El beneficiario no son los usuarios. El beneficiario es Google. Y el perjudicado es el tejido empresarial y tecnológico español ¿Qué pasa si una empresa barcelonesa quiere pero no puede utilizar esa información para prestar servicio a sus usuarios, hacer negocio, y contribuir a la economía? Dejemos para otro momento la discusión de si este favoritismo por parte de las administraciones constituye o no constituye prevaricación.



Son dos noticias que no tienen nada que ver, pero el fondo del asunto es el mismo: la información sobre transportes se queda en manos privadas, y en consecuencia el ciudadano tiene que conformarse con acceder a ella por los canales que estas empresas privadas elijan.

Para que los ciudadanos tengan acceso a la información, no son necesarios elaborados convenios de colaboración ni complicados desarrollos informáticos -las trabas raramente son técnicas-. Lo que hace falta es tener la actitud de querer compartir los datos, todos los datos.

Publicado por Iván Sánchez Ortega

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo. Tienes toda la razón.

Anónimo dijo...

un escándalo.
se dará la gente de calle cuenta de estas cosas?

ah, super chula la aplicación esta de las bicis!

gracias por la info

Jorge Gaspar Sanz Salinas (XuRxO) dijo...

Muy buena entrada Iván, a veces me sorprendes con tu lucidez, en serio.

Quiero añadir a esta pequeña lista de los horrores otro proyecto en el que la palabra libre sale por varios sitios y en el que se me queman las pestañas cada vez que lo veo. Dejo como tú dices, como ejericio al lector la visita a esta noticia en la gaceta tecnológica sobre un visor que nos han hecho a la millor terreta del món que nos regala este tipo de lindezas...

Y ahora que venga alguno a decirnos a este blog que no tenemos visión estratégica como la otra vez que se nos ocurrió a mi y algún otro darle cera a una administración pública por estos lares.

¡¡Caña!!

Anónimo dijo...

Yo me pregunto: ¿qué sería del mundo de las IDEs sin Google Earth y Google Maps?

Anónimo dijo...

No creo que se trate de un caso de prevaricacion; simplemente será ignorancia mezclada con un exceso de celo de JCDeaux para proteger su negocio:
- El número de bicis es algo que es público, notorio y evidente: están en la calle. Por otro lado tratar de impedir el acceso a esos datos va en contra de la tendencia general (es el progreso) de abrir datos de las Administraciones (open data, open government...).
- En cuanto a publicar un información sólo vía Google Maps, contradice varias disposiciones legales, entre ellas el RD 4/2010 y el Esquema Europeo de Interoperabilidad: no se permite que una Administración publique datos exclusivamente mediante una solución que no utilice estándares abiertos. Es necesario publicarlos además mediante una solución estándar y abierta (un WMS por ejemplo). La ley 11/2007 define qué es un estándar abierto.
Además ambas cosas son de sentido común: no se puede proteger un dato público y notorio que no implica ningún modelo y no se debe favorecer a una empresa en particular.
En ambos casos, Iván, es evidente que se equivocan.

Un saludo

Antonio F. Rodríguez

Anónimo dijo...

Seria triste si fuera planeado, pero es indignante pues se debe solo a la estulticia de gestores públicos.

Anónimo dijo...

De acuerdo en perseguir y denunciar la prevaricación pero también estoy en contra de la difamación (o calumnias contemplada como delito en el código penal) contra una persona física o no física (lease administración publica por ejemplo) , así que seamos un poco más precisos
cuando hablemos por favor.

Ah!!. Alguna de estas empresas que opina en este tópico, ha comentado otras veces que a fin de cuentas las empresas privadas pagan tambien impuestos y tienen sus derechos, con lo cual si GOOGLE MAPS tambien paga impuestos digo yo que tendrá sus derechos (ojo que por la boca muere el pez).

Lo que hay que hacer es
concienciar al usuario que GOOGLE MAPS dista mucho de ser algo tan riguroso y fiable como una ide o visor basado en WMS de cartografía producida con rigor por las distintas administraciones públicas y por supuesto poner los medios para que las administraciones puedan llevar a cabo los procesos de producción y mantener estos servicios , lo digo porque en una epoca de crisis como la actual ( y lo que durará),me consta que hay producción cartográfica parada.