1 jul. 2013

Conferencia Inspire 2013 en Florencia



 
El jueves de la semana pasada se clausuró en Florencia la Conferencia Inspire 2013 que, bajo el lema «El renacimiento verde» (The Green Renaissance) ha tenido lugar desde el 23 hasta el 27 de junio. Para los tiempos que corren, las cifras han sido espectaculares: 173 presentaciones orales, 57 pósteres, 52 talleres, 24 conferencias, 3 mesas redondas, más de 500 personas inscritas, un buen número de expositores… una cita impresionante y, la verdad, un poco inabarcable.

La contribución española no ha estado mal, dada la situación económica, 10 presentaciones y 5 pósteres, todos ellos interesantes y de buen nivel. Por otro lado, llama la atención la presencia de ponentes y expertos de Turquía, Australia, Estados Unidos, Venezuela, Arabia Saudí y otros países que no pertenecen a la UE. Es evidente que la iniciativa Inspire está marcando tendencia en todo el mundo, muchos países y regiones están siguiendo la estela de lo que se cuece en Europa.

De los temas que se han tratado, en las sesiones paralelas, hay unos cuantos que me han llamado la atención por repetirse o por su oportunidad: las experiencias de computación en la nube, los avances en verificación y chequeo de la conformidad con las Normas de Ejecución Inspire, la aparición de brokers o aplicaciones de intermediación, la utilización de Datos Enlazados (Linked Data), la sinergia con las iniciativas de Datos Abiertos y alguna cosa más que se me habrá olvidado. 

En mi opinión, estamos viviendo una época de transición en la implementación de la Directiva Inspire, que ya se hizo evidente en la conferencia de 2012. Después del impulso e ilusión iniciales de una directiva filosóficamente excelente y oportuna, están comenzando a aparecer los problemas lógicos de orden práctico derivados de la dificultad de coordinar los detalles de implementación en un ámbito tan vasto y variado como es Europa: hay que coordinar la implementación de los identificadores únicos, la asignación de URI a los recursos, los registros nacionales y los europeos, garantizar la conformidad con las Normas de Ejecución, afinar su contenido, desarrollar herramientas software que permitan implementar las Guías Técnicas de servicios, probar las especificaciones de datos, solucionar la falta de interoperabilidad de licencias, estandarizar las respuestas al Monitoring and Reporting y un largo etcétera.

Están apareciendo los primeros «inspirescépticos», pero creo que es el momento de identificar y definir bien los problemas a resolver, proponer soluciones y aumentar el flujo de retroalimentación hacia arriba, para aprovechar, por un lado, la revisión de la Directiva que va a comenzar en 2014 y, por otro lado, la creación del MIG (Maintenance and Implementation Group) formado por representantes de los Estados miembros, cuya primera reunión se va a celebrar en octubre. El camino debe ser progresar con posturas comunes y consensuadas.

En cualquier caso, en las comunicaciones de esta conferencia Inspire podéis encontrar muchas ideas interesantes, un amplio abanico de aplicaciones y un buen conjunto de buenas prácticas. En breve estarán disponibles las presentaciones en la web del evento.

La organización ha sido excelente y he podido comprobar que cuando el sonido es bueno y la acústica de las salas acompaña, entiendo mucho mejor el inglés de los oradores.

En cuanto a la ciudad sede de la conferencia, ha sido una delicia deambular por la hermosa Florencia al acabar las sesiones, perderse por sus calles en penumbra, suavemente curvadas, llenas de placas conmemorativas, de bajorrelieves y de palacios renacentistas aislados por misteriosas contraventanas que se abren su mitad inferior hacia fuera. Y ¿cómo no?, disfrutar del Duomo, Ponte Vecchio y de todo el patrimonio de la ciudad en la que nació el síndrome de Stendhal.






Publicado por Antonio F. Rodríguez.