24 dic. 2013

Aquella carta tan deseada, sin cuya luz la política no formará un cálculo sin error

Francisco Goya (c. 1798). Gaspar Melchor de Jovellanos. Museo del Prado. Fuente: Wikimedia Commons.

Extracto del Discurso sobre el estudio de la Geografía histórica que Gaspar Melchor de Jovellanos llevó a cabo en el Instituto Asturiano de Gijón (16 de febrero de 1800). Se lamenta amargamente de la pérdida del catastro que Felipe II encargó a Esquivel
¡Ojalá que condolida de pérdida tan lamentable, ojalá que ansiosa de repararla, vuelva los ojos a ese objeto, y reuniendo tantas luces astronómicas y geométricas como andan dispersas y ociosas por nuestra juventud militar, las consagre á la formación de una nueva y exacta carta de nuestra Península! De aquella carta tan deseada, sin cuya luz la política no formará un cálculo sin error, no concebirá un plan sin desacierto, no dará sin tropiezo un solo paso; sin cuya dirección la economía más prudente no podrá, sin riesgo de desperdiciar sus fondos ó malograr sus fines, emprender la navegación de un río, la abertura de un canal de riego, la construcción de un cami- no o de un nuevo puerto, ni otro alguno de aquellos designios que abriendo las fuentes de la riqueza pública, hacen florecer las provincias y aumentan el verdadero esplendor de las naciones.
Fuente: Linares y Pacheco, Venceslao. Obras Completas del Excelentísimo señor D. Gaspar Melchor de Jovellanos. Tomo II Barcelona: Librería La Anticuaria, de Antonio Llordachs, 1865:85-99

Publicado por Joan Capdevila