28 ago. 2017

¡Cómo cambian los tiempos, Venancio, qué te parece!

http://www.paginasiete.bo/ideas/2016/7/24/entre-idealismo-fernanda-pragmatismo-alberto-103753.html
Imagen tomada de Página siete
                      
No hace falta atender al estribillo de este viejo son cubano, para darse cuenta que los tiempos en materia cartográfica han cambiado a gran velocidad y la velocidad, es sabido que no deja mucho margen a la ortodoxia.

Los procedimientos clásicos de edición de datos geográficos en los que la exactitud y precisión tienen un peso importante, con un inevitable coste en tiempo y recursos, son sustituidos en determinados ámbitos, por procesos técnicamente menos exigentes pero más eficientes en cuanto a inversiones y plazos de producción. Se trata así de ofrecer una información más actualizada, ya que actualización y no exactitud es lo que, querámoslo o no, demanda hoy un mercado de geodatos muy extenso y voraz.

Ortodoxia vs. pragmatismo, es la encrucijada a la que nos enfrentamos las Administraciones Públicas productoras de información geográfica de referencia. Una discusión que a menudo se aplaza, no queriendo ser del todo conscientes de esta realidad. 

En este escenario, Venancio, es más importante que nunca que desde las AA. PP. realicemos un ejercicio realista de análisis, con el objetivo de identificar a un nuevo universo de usuarios y necesidades, así como los procedimientos técnicos a utilizar. Un ejercicio dirigido a ofrecer el máximo nivel de servicio que nuestros presupuestos y recursos nos permitan alcanzar.

De las respuestas a las preguntas: ¿quién necesita nuestra información?¿para qué y cómo? formuladas una y otra vez de manera repetida y constante, y del compromiso ecléctico ortodoxia vs pragmatismo que seamos capaces de asumir, depende el éxito o fracaso de nuestra misión.
                     
Publicado por Gonzalo López (IDERIoja).

1 comentario:

editor dijo...

Desde luego, estoy de acuerdo. Hay que plantearse la cuestión. Siempre nos han acusado a los productores de cartografía de hqcer no los mapas que os usuaros necesitan, sino lo que nos imaginamos que necesitan. Y a menudo es cierto.

La situación se agudiza con los datos y servicios abiertos, en los que el usuario es anónimo y desconocido por definición. Hay que hacer ahiora un esfuerzo para conseguir sus opiniones y requerimentos.

El usuario se pregunta primero si existen los datos que necesita, después, su fecha y por último,qué calidad tienen. Así que parece más importante la actualización que otros parámetros de calidad.

Y en cuanto a la calidad, a veces hemos visto que lo que más valora un usuario es que si se detecta un error, el productor reaccione rápidamente y en poco tiempo proporcione una versión corregida.

Salud e interoperabilidad.