31 jul. 2012

Las especificaciones de datos INSPIRE de los Anexos II y III

Como dimos a conocer unos días atrás, ya se han publicado los borradores de las especificaciones de datos para los Anexos II y III de la Directiva INSPIRE. Ahora queda llevar a cabo la revisión final para preparar la norma de ejecución correspondiente que, según la hoja de ruta diseñada por el Comité INSPIRE, podría aparecer hacia octubre de 2013.

Sólo son borradores, así que es de esperar que sufran algunas modificaciones al pasar por la maquinaria de la Comisión Europea. Sin embargo, se les puede considerar lo suficientemente completos como para entender cual es el ámbito que abarca cada tema y cual es la estructura de datos pensada por INSPIRE para describirlo.

Por ello, tal como hicimos con el Anexo I, en posts succesivos vamos a intentar resumir lo más esencial de estas especificaciones de datos. Todos los documentos tienen la misma estructura:
  • Una parte introductoria, de la que interesa especialmente el Executive Summary, que resume lo más interesante del documento. 
  • El Overview, donde se centra el tema, se establece la terminología y configura el marco de desarrollo del documento 
  • La descripción del modelo de datos, bajo el epígrafe Data content and structure
  • Un capítulo dedicado a los sistemas de referencia y unidades de medida 
  • Otro dedicado a la calidad de los datos 
  • Un apartado sobre los componentes específicos de los metadatos en el tema en particular 
  • La forma de codificación de la información para su distribución 
  • Cuestiones relacionadas con la captura de datos 
  • La forma de representación que deben ser soportadas por los servicios de visualización INSPIRE 
  • Varios anexos, el primero de los cuales siempre es el Abstract Test Suite y que hasta el momento está en blanco, y el resto se refieren a cuestiones específicas del tema que deben ser desarrolladas. 

Recordemos que, más allá de sus repercusiones organizativas en el ámbito de las administraciones españoles, las especificaciones tienen interés por el hecho de ser un esfuerzo de armonización notable de datos espaciales en el espacio europeo y seguramente serán un precedente a considerar en la ingente labor de consenso que aún queda por hacer en aras de la interoperabilidad.