9 dic. 2013

Del «fenómeno» al «objeto geográfico»


El lunes día 2 de diciembre, en la reunión número 43 del Comité Técnico de Normalización 148 de AENOR titulado «Información Geográfica Digital», se aprobó por unanimidad adoptar como traducción oficial y normalizada del inglés feature en el contexto de la familia de normas ISO 19100 de información geográfica la expresión «objeto geográfico» en lugar del hasta ahora habitual «fenómeno», cerrando así un rosario de debates y discusiones terminológicas sobre la traducción de tan polémica palabra.

El uso del inglés feature proviene de una antigua metáfora debida a Petrus Apiano (Leisnig, 1495-1552) que para explicar el objeto de la corografía dijo que se ocupaba de los rasgos que conforman un territorio (ríos, montañas, lagos…) de manera análoga a la que los rasgos definen un rostro humano. En la norma ISO 19101 Reference Model, aprobada en el 2002, se define feature como «abstraction of a real world phenomenon» con lo que se generaba un problema de traducción casi insalvable. A los dos términos utilizados clásicamente para denotar los conceptos abstraídos del mundo real en el proceso de modelado, entity (entidad) en los Diagramas ER y object (objeto) en los esquemas OO, se añadía un tercer término (feature) que si se traduce directamente al español sería «rasgo», lo que resultaba demasiado chocante en expresiones como Catálogo de rasgos, clases de rasgo, atributos de rasgo, etcétera.

El problema se hacía evidente en la norma de metadatos ISO 19115, en la que object aparece 253 veces, entity 8 veces, element 328 veces y feature 107 veces, con lo que objeto, entidad y elemento quedan descartadas como buenas traducciones de feature si se quieren evitar los conflictos de significado.


Paisaje con forma de cara de Wenceslas Hollar (1607-1677)

El CTN 148 de AENOR, en una reunión ordinaria celebrada en el año 2005, debatió este asunto y se llegó a la solución de traducir feature como fenómeno, término que tuvo cierto éxito y se comenzó a utilizar también en Argentina.

Sin embargo, tenía dos inconvenientes serios: a muchos expertos les resultaba demasiado chocante, despertaba cierto rechazo inicial y en muchos sitios no acababa de adoptarse.

Posteriormente, en noviembre de 2012, el Grupo de «Armonización de la Terminología y las normas ISO 19100» de la Red R3IGeo, con la colaboración y apoyo del IPGH, consensuó una versión panhispánica del Glosario de términos ISO/TC211, disponible en http://www.isotc211.org, elaborada y aceptada por once países hispanohablantes. En ese grupo se llegó al consenso de traducir feature como «objeto geográfico» porque se estaba ya usando y estaba asentada en varios países, no había ningún conflicto de significado en otras normas, se entendía inmediatamente y hacía muy inteligible los textos traducidos del inglés.

A la vez, se aceptaba que España y Argentina siguiesen usando «fenómeno» como variante nacional.

Sin embargo al abordar la traducción al español de la norma ISO 19156 sobre sensores, medidas y observaciones, aparecían en varias frases phenomenon y feature, lo que hacía completamente imposible traducir éste último como «fenómeno».

Por lo tanto, permitidme una pequeña broma, podemos decir que el fenómeno ha muerto, viva el objeto geográfico (y que Dios le dé larga vida para evitar más polémicas).



Publicado por Antonio F. Rodríguez

1 comentario:

Juan Antonio Bermejo DominguezBermejo dijo...

Gracias por este post Antonio, nos deja claro la tipica discusión en el cafe ed cogresos y reuniones (...que yo aún sigo teniendo con colegas..) de como denominar a los "feature"