30 may. 2017

España está ya en el puesto undécimo en datos abiertos

http://devodb.wpengine.com/?_year=2016&indicator=ODB

En los datos para el 2016 que publica el Open Data Barometer, un proyecto de la World Wide Web Foundation, sobre la situación en cuanto a datos abiertos en el mundo, España está situada en el puesto número once, empatada con México, ha subido dos puestos respecto al año anterior y tiene 73 puntos

Los primeros puestos son para Reino Unido (100), lo cual me parece un poco exagerado, siempre se puede mejorar algo, Canadá (90), Francia (85), que al menos en datos geográficos no publica todos sus datos como datos abiertos, y Estados Unidos (82).

http://devodb.wpengine.com/?_year=2016&indicator=ODB

El indicador total se calcula teniendo en cuenta tres indicadores: (readiness) la preparación de los estados, ciudadanos y emprendedores para asegurar los beneficios de los datos abiertos; (implementation) el grado en el que los gobiernos publican datos abiertos, accesibles y oportunos teniendo en cuenta 15 conjuntos de datos clave, e (impact) la evidencia de que los datos abertos publicados tienen un impacto positivo en diferentes dominios en el país.

En la ficha de cada país se pueden ver más detalles, como que en la cartografía evaluan a España con un 80. Por otro lado, la tendencia en los últimos años se ve que marca un aumento constante y progresivo. Y mientras que en impacto (88) y en preparación (81) parece que estamos bastante bien, en implementacón (58) estamos un poco regular.

¿Se parecen estas valoraciones al famoso Global Open Data Index? Bueno, pues aparte de que este año han dejado a España «sin datos», no mucho. Reino Unido ocupa el puesto 3º empatado con Francia, Canadá figura en 5º lugar y estados Unidos el 9º. 

Claro que cada una de las clasificaciones emplea métodos e indicadores distintos, el Global Open Data Index evalua algo muy parecido a la implementación del Open Data Barometer y no tiene en cuenta cosas parecidas a la preparación y el impacto, que la verdad, me parecen más subjetivas y difíciles de medir. La conclusión es que siempre que se define un indicador hay que definir muy bien el método de evaluación y que en los dos casos mencionados lo que resulta significativo es la evolución de un año a otro.

En fin, que queda mucho por hacer y que nos pongan tan bien debe servir de estímulo para abrir más datos y hacerlo cada vez mejor.

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios: