29 jun. 2020

El software open source, una buena opción para las organizaciones del sector publico.


Hoy en día los gobiernos son cada vez más abiertos y trabajan para ofrecer y poner a disposición de la sociedad sus recursos y servicios, tratando a la vez de reducir sus presupuestos al máximo. Por ello, para las organizaciones del sector público, es una buena alternativa el uso del software libre y abierto, también conocido con el término FOSS, que viene del inglés «Free and open source Software».

Por otro lado, tendríamos el software COTS (Commercial Off-The-Shelf), que se refiere a los paquetes de soluciones que proporciona una empresa y que se personalizan o adaptan a las necesidades específicas de la organización que lo está comprando.

Con esta entrada tratamos de dar información a las organizaciones del sector público para ayudarles a la hora de decidir entre uno y otro, comparando ambas soluciones. Cliff Paterson, de Public Sector Digest, ha publicado una guía de software open source interesante.

1) Diferencias


Otra característica interesante sobre el software open source es que no puede contener código propietario bajo una licencia diferente. De acuerdo con el criterio que establece la iniciativa open source, una organización que promociona el uso del software open source, debe ofrecer toda la aplicación bajo la misma licencia open source, como por ejemplo MIT o GNU. Esto implica que todas las partes del software deben estar libremente disponibles para su uso y modificación, de forma que los usuarios finales nunca tengan que pagar por una herramienta determinada del software, a no ser, claro, que el software tenga un nivel de licenciamiento libre y otro de pago.

Por el contrario, y este tema produce bastante controversia, COTS si puede contener código open source si éste tiene una licencia que permita su redistribución, modificación y venta. Por ejemplo, se podría si el código se publicase bajo MIT.

2) Beneficios del software open source

El software open source tiene muchos beneficios para las organizaciones del sector público.

En primer lugar la ausencia del pago de un canon, cosa que supone un ahorro muy significativo. Una vez se adquiere el software, algo que preocupa a muchas organizaciones es la formación o la implementación de éste, pero hay que tener en cuenta que estos temas requieren del mismo esfuerzo ya sea el software open source o comercial.

El hecho de no tener que pagar un canon y que se pueda desplegar en un número indefinido de máquinas, supone también un ahorro de tiempo, esfuerzo y trámites administrativos asociados con la compra de la licencia previa al uso del software.

Una ventaja del software de fuentes abiertas es que al estar el código visible, es mucho más difícil que tenga puertas traseras. Eso en la administración es muy importante y hoy en día, como no sabes qué estas ejecutando realmente al ejecutar un software propietario, hay quien sospecha que los programas estadounidenses, rusos o chinos pueden estar recabando datos. El Departamento de Defensa de EE. UU. tiene solo software libre y software propio.

Otra gran ventaja es la interoperabilidad. Como muchos habréis comprobado el software open source se construye utilizando los estándares más actuales, por tanto tiende a ofrecer altos niveles de interoperabilidad. Esto significa que la mayoría del software open source puede leer y escribir los formatos de ficheros de software COTS.

Otro beneficio generado por el hecho de que el software open source se desarrolla por y para los usuarios finales es que el software se adapta mejor a las necesidades del usuario, y además permite la personalización.

3) Software SIG open source

El software SIG open source es inmenso, pero se podría categorizar en 7 amplias categorías:


(1) Sistemas de gestión de contenidos geoespaciales (o GeoCMS, del inglés Geospatial Content Management System) muestran las capas del SIG en un mapa y, en algunos casos, permiten crear mapas personalizados.

(2) Los catálogos de metadatos, que son aplicaciones que gestionan y muestran la información de cada recurso (por ejemplo, la fecha de creación o los datos de licenciamiento) utilizando bases de datos. Estos catálogos suelen ser conformes a estándares nacionales o internacionales, como por ejemplo la ISO19115-1.

Los sistemas de gestión de contenidos geoespaciales y los catálogos de metadatos, en muchos casos, están fusionados en una única solución. Es el caso de aplicaciones como GeoNode o GeoNetwork, cuyo propósito fundamental es que el usuario pueda encontrar los datos y, una vez encontrados, interactuar con el mapa a través de sus servicios web.

(3) Aplicaciones de escritorio ( y sus librerías geoespaciales asociadas)

Existen numerosas aplicaciones SIG de escritorio open source en el mercado. Quizá el más utilizado hoy en día es QGIS, la gran competencia del software comercial desde que empezó su desarrollo en 2002. Actualmente es una aplicación robusta con cientos de funciones y herramientas de geoprocesamiento, y cualquiera puede desarrollar nuevos plugins y compartirlos con la comunidad de usuarios. Como la funcionalidad y apariencia de QGIS es similar a los tradicionales SIG comerciales, es fácil adaptarse y migrar los flujos de trabajo de uno a otro. Proceso que, por cierto, está bien documentado con libros, tutoriales online, talleres, etc.

GRASS (Geographic Resources Analysis Support System) fue desarrolla en 1982 y tiene más de 350 módulos que pueden llevar a cabo funciones SIG complejas como el análisis de nubes de puntos 3D. La curva de aprendizaje es una barrera para algunos, pero seguramente sea la aplicación más utilizada por investigadores o analistas.

Otra aplicación similar es SAGA (System for Automated Geoscientific Analyses), desarrolla en 2001 por la Universidad de Hamburgo. La mayoría de sus módulos se dedican al análisis y procesamiento de imágenes.

(4) Los SIG basados en web son muy útiles para las organizaciones del sector público que gestionen información geográfica, ya que permite compartir dicha información con el usuario en cualquier localización con acceso a internet.

Hay dos frameworks open source que se pueden utilizar para implementar aplicaciones SIG basadas en web y que proporcionan a los desarrolladores funcionalidades básicas para construirlas: OpenLayers y Leflet, desarrollados con JavaScript.

Por otro lado, para un usuario final estándar que no sabe programar, QGIS ofrece el plugin qgis2web que convierte en aplicación web cualquier proyecto de mapa. Otras aplicaciones que también permiten hacerlo sin escribir código son GeoMoose y Map Bender.

(5) Los servidores SIG son necesarios para desarrollar las aplicaciones SIG en web. El objetivo fundamental de un servidor SIG es compartir información geoespacial utilizando servicios estándar establecidos por OGC (Open Geospatial Consortium), por ejemplo WMS (Web Map Service) o WFS (Web Feature Service). Pues bien, hay 3 servidores SIG open source en el mercado que soportan todos los servicios web estándar: Geoserver, MapServer, y el servidor de QGIS.

A pesar de que para poner en funcionamiento un servidor normalmente se necesita tener conocimientos avanzados de IT, la documentación para estas aplicaciones es muy buena, en especial la de Geoserver.

(6) Bases de datos espaciales. Se distinguen dos tipos de arquitecturas:

A) Client-server: Sería similar a Oracle Spatial y Microsoft SQL Server. Los usuarios pueden acceder a los datos desde el ordenador, móvil o plataformas SIG. En el caso de open source, el más utilizado es sin duda PostgreSQL con la extensión especial de PostGIS.

Además de centralizar la gestión de los datos de una organización, mejora notablemente el análisis espacial incluyendo cientos de funciones dedicadas a esto.

B) File-based: De este tipo es el famoso formato shapefile, de Esri. Desde el punto de vista open source, el más popular es geopackage (.gpkg), que permite compartir de forma sencilla la información geográfica mediante un solo fichero y almacena múltiples capas y estilos personalizados, de forma que diferentes usuarios, al cargar las capas, pueden ver exactamente el mismo mapa.

(7) Recopilación de datos móviles

Recientemente, los Sistemas de Información Geográfica se han trasladado al mundo del móvil gracias a las aplicaciones que permiten recopilar datos móviles. Por un lado, del lado comercial, tenemos a Esri con dos grandes aplicaciones, Survey123 y Collector para ArcGIS. Para los que no utilizan Esri, otra aplicación comercial que también ha ganado bastante popularidad es Fulcrum App.

En cuanto a aplicaciones open source para móviles, tenemos por ejemplo a QField, que permiten crear un proyecto en QGIS y luego transferirlo a un dispositivo móvil Android. Los datos que se recopilan en el móvil deben transferirse al ordenador de forma manual. Pero esto se puede automatizar utilizando la aplicación Mergin, desarrollada por la empresa Lutra Consulting y que requiere de suscripción, que permite almacenar los proyectos QGIS en la nube y luego acceder ellos desde el móvil o desde el ordenador.

4) Soluciones SIG open source

Una vez revisadas varias de las aplicaciones SIG open source, vemos que es posible montar una solución SIG completamente open source. Por ejemplo, utilizando Geoserver, PostgreSQL/PostGIS, QGIS y QField.

Este tipo de soluciones permitirían a las organizaciones del sector público implementar un departamento SIG sin la carga o necesidad de un gran presupuesto dedicado al pago de las licencias. Es una decisión estratégica que, aunque a corto plazo requiera formación (igual que si se tratase de un software comercial que no conociéramos), a la larga da lugar a un ahorro del presupuesto y a un departamento SIG más sostenible y rentable.


Publicado por el editor.

No hay comentarios: