9 feb. 2018

Nueva norma española de datos geográficos abiertos


El miércoles de esta semana, 7 de febrero, se ha publicado la nueva norma española UNE 148004:2018 «Información geográfica - Datos geográficos abiertos», elaborada y aprobada por el CTN148 «Información geográfica digital».

Define los requisitos que debe satisfacer un conjunto de datos geográficos para ser considerados como realmente abiertos. El contenido es heredero de la definición de datos abiertos establecida por la Open Knowledge International y publicada en  http://opendefinition.org/, de los  planteamientos del European Interoperability Framework v2 (2017) y de la experiencia acumulada en la gestión de datos y metadatos geográficos. Ha tenido en cuenta también la norma española UNE 178301:2015 «Ciudades inteligentes. Datos abiertos (Open Data)».

Una norma que creemos útil y necesaria. En el año 2016, el CTN148 identificó una necesidad de normalización que se puede resumir en tres circunstancias: la carencia existente de una definición conceptual clara, precisa y genérica, no especializada, de datos abiertos; la importancia de ese concepto como algo esencial en muchos campos de aplicación, especialmente en el de la información geográfica, y la situación del sector de las Tecnologías de la Información, que no identificaba una demanda clara de normalización de ese concepto.

En consecuencia, el CTN148 abordó la definición de datos abiertos en su campo de actuación, el de los datos geográficos, y después de recabar comentarios de los miembros del comité y de un proceso de encuesta pública, se ha llegado a esta norma que esperamos fomente  y promueva la publicación de datos geográficos de manera que se minimicen drásticamente las barreras para su explotación y reutilización.

Creemos que el que no se extiendan las políticas de datos geográficos realmente abiertos a todos los ámbitos de la administración pública es una importante barrera para alcanzar objetivos tan trascendentes como el Mercado Único Digital en Europa y la exitosa implementación de la Directiva INSPIRE, cuyo «Mid-term Report» (2014) ya detectó la profunda sinergia existente entre datos abiertos y la iniciativa INSPIRE.

Así que nada, esperamos que probéis la norma, la apliquéis, si tenéis sugerencias nos las hagáis llegar (afrodriguez@fomento.es) y  que os resulte realmente útil y orientadora.

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Me hace gracia que una norma que hace referencia a datos abiertos no sea precisamente "abierta" o sea de libre consulta .......

Melina Lainez dijo...

gracias a la transparencia que existe hoy en dia si es cierto sabemos mas cosas que antes no podiamos ni tener ni saber como que ganan los secretarios de estado pienso que existe un cambio que no estamos igual que hace 10 años atras

editor dijo...

Sí, Melina. Todo depende de si se ve la botellamedio llena o medio vacía. Es cierto que se ha avanzado mucho en transparencia y en apertura de datos, pero también es verdad que se podría avanzar mucho más con poco esfuerzo. Recuerda que sólo el 10 % (aproximadamente) de los datos oficiales de todo el mundo son datos abiertos.

Salud e interoperabilidad.

El editor

editor dijo...

Tienes razón mi anónimo amigo, no deja de ser contradictorio. Pero en eso AENOR está atado de pies y manos. ISO se creó después de la Segunda Guerra Mundial en un entorno anglosajón en el que el sector público es muy pequeño. Se pensó que las normas debían venderse para que ISO se financiase y todos sus miembors, como AENOR, están obligados a seguir el mismo camino.

En cualquier caso, no son caras (esta cuesta 54 euros) y lo lógico es que las organizaciones compren solo una y la tengan en su biblioteca para que cualquiera pueda consultarla. La tienes en la biblioteca del IGN y en la de AENOR.

Salud e interoperabilidad.

El editor.