6 oct. 2016

Informe de la Comisión y reporte REFIT


El pasado 27 de julio la Comisión Europea publicó el informe sobre la aplicación de la Directiva INSPIRE que se menciona en su artículo 23 y una evaluación realizada de acuerdo con el programa REFIT (REgulatory FITness).

El informe indica que ya en la fase de transposición hubo retrasos de entre tres y veinticuatro meses y que se están solucionando pequeños problemas que no afectan a la implementación en nueve Estados miembros. Por otro lado ningún país ha cumplido estrictamente hasta el momento los plazos establecidos y los retrasos se acumulan porque cada fase depende de que se completen las anteriores.

Los principales problemas detectados son: fallos de coordinación entre las agencias cartográficas y los responsables de medio ambiente;  políticas de datos muy variables de un país a otro; el 90 % de los conjuntos de datos proceden de solo ocho países; faltan muchos datos del anexo III importantes para el medioambiente; tambien faltan metadatos y servicios, y la transformación de datos es una de las tareas más arduas y es comprensible que haya pocos datos conformes todavía (entre un 0 y un 50 %, dependiendo del país).

Como conclusión en el informe se recomienda:
  • Revisar de modo crítico la eficacia de la política de datos vigente.
  • Dar prioridad a los datos medioambientales relacionados con reportes y notificaciones, así como los relacionados con iniciativas  internacionales
  • Mejorar la coordinación entre la implementación de la Directiva, la e-administración y los datos abiertos.
Por su lado, la Comisión:
  • Evaluará más detenidamente las deficiencias de las políticas de datos en cada país.
  • Revisará las Normas de Ejecución (especialmente las de transformación de datos) para su posible simplificación.
  • Asistirá a los Estados miembros con herramientas comunes y reasignará con ellos prioridades.
  • Colaborara esterechamente con los Estados miembros para explorar oportunidades de financiación en los programas europeos existentes.
Por otro lado, la evaluación REFIT concluye que, a pesar de todos los problemas, la Directiva sigue siendo útil para los fines perseguidos, pero es necesario que todos los Estados miembros y la UE realizen un esfuerzo considerable para solucionar las carencias de su implementación y para poder obtener los beneficios esperados.

Hay aspectos de políticas de datos que necesitan mejorarse y detalles de las Normas de Ejecución que hay que ajustar, como las especificacines y el procedimiento de seguimiento.

En consecuencia, la Comisión va a poner en marcha una serie de recomendaciones y acciones a implementar en colaboración con los Estado miembros, como por ejemplo, una reforma del Programa de Trabajo de Mantenimiento e Implementación 2016-2020, sobre el que ya hay un acuerdo preliminar, que incluye cuatro áreas de trabajo:
  • Fomentar la aptitud para el uso (fitness for purpose)
  • Aplicaciones finales de usuario (quick wins)
  • Alineamiento con las iniciativas y políticas nacionales, internacionales y de la UE
  • Apoyo permanente a la implementación
Esperemos que el cambio de rumbo que se está planteando sirva para agilizar la implementación de la Directiva INSPIRE, adaptarla a las condiciones del mundo real y hacerla más asequible, más práctica y más alineada con los reqerimientos nacioanales de información..

Publicado por el editor.